sábado, 22 de octubre de 2011

Galletas y un poquito de vintage.

Hola a todos/as!
Miss cupcake de La Crème de la créme hizo hace unas semanas unos cupcakes que me encantaron y me dió la idea de materializar en galletas otra de las cosas que me gustan muchísimo, lo vintage.
A todos nos ha pasado; salir a cenar o a tomar algo y que la de al lado lleve el mismo vestido o los mismos zapatos y morir de vergüenza, o ir a casa de un amigo o amiga y ver que tiene tu misma estantería, tus mismos almohadones, etc.
Es genial poder comprar cosas que están bien de precio en tiendas como Zara o Ikea, pero al final, parece que todos hayamos vuelto al colegio y vayamos de uniforme.


Lo vintage rompe con esa uniformidad, te brinda exclusividad, y es precisamente por eso por lo que me gusta.
Igual mi definición no es la perfecta, pero para mí, los artículos vintage son prendas u objetos con cierta antigüedad (apróximadamente de los años 20 a los 80) y de gran calidad. No se debe confundir con lo retro, que es la estética que se consigue imitando lo antiguo con  materiales actuales. Tampoco son simples "cosas usadas", ya que los artículos vintage se caracterizan precisamente por su calidad y buen hacer.
Las cosas vintage nos trasladan a otra época, cuentan la historia de las personas que las adquirieron, y sus detalles y acabados hacen de ellas cosas únicas, de ahí su elevado valor económico.



Como las galletas eran para mi abuela y sus hermanas para su tarde de té de los sábados, pensé que les gustarían con un estilo más clásico, que recordase a otros tiempos. 


Por último, a todos los que os apetezca darle un toque antiguo, distinto y especial a vuestra vida, aquí van mis recomendaciones:

Un libro: "Una pasión vintage" de Isabel Wolff, me encantó.
Una serie: Mad men.
Dos canciones: "Sugar, sugar" de The Archies y "Do that thing you do" de The Wonders. No me cansaré nunca de escucharlas!
Una tienda de ropa: Santo Spirito vintage Calle de la Tapineria, 18, Valencia. Tel: 961 146 344
Un café: Antique caféCalle del Fraile, Valencia. 




Menudo rollo os he metido hoy! jajajaj! 

Me despido dándole muchísimas gracias a Patricia de Experimentos con azúcar por los premios que me ha dado! que ilusión más grande!
 


Estoy muy muy contenta porque ya somos 52! Un besazo muy muy grande y gracias a todos por vuestro cariño!
Gisela.

martes, 18 de octubre de 2011

Galletas de lavanda para mamá

Hoy os voy a enseñar unas galletitas muy especiales por dos motivos, primero porque la receta es mía, fruto de la desesperación de ver varias en internet y que ninguna me convenciese, y segundo porque las hice pensando en mi madre. 
Cuando mi madre se quedó embarazada de mí, le entró una extraña obsesión por la lavanda. Está claro que a cada mujer que está esperando un bebé le da por una cosa distinta, pero yo tengo la teoría de que fue porque la época en la que ella se quedó embarazada coincide con los meses en los que florece ésta planta (llamadme supersticiosa!).
La obsesión se tradujo en toda la casa  llena de perfumes, jabones, y hasta productos de limpieza con olor a lavanda. 
Pues bien, lo creáis o no, ¡todavía le sigue gustando! tanto, que siempre que paso por un mercado en el que hay jabones artesanos, me acuerdo de ella y me llevo uno de lavanda para regalárselo.
A mi también  me gusta mucho la lavanda, y aunque no sabía si serviría  para cocinar, decidí hacer estas galletas que hoy os enseño en honor a mi mamá.









Saben a lavanda, os lo prometo. Y en su justa medida.


Galletas de lavanda
Ingredientes (para 15-20 galletas):

190 gr harina
125 gr mantequilla
Dos cucharadas soperas + una cucharadita de té de flores de lavanda
Una tacita (de las de café) de leche
70 gr azúcar glas
Una cucharadita de té de esencia de limón

Preparación:
1. Batimos la mantequilla hasta que quede cremosa
2. Incorporamos el azúcar glas a cucharadas y batimos hasta que se integre
3. Trituramos la la lavanda hasta que quede fina.
4. Incorporamos una cucharadita de té de lavanda picada
5. Ponemos en un cazo la leche y el resto de la lavanda picada (dos cucharadas soperas) y calentamos a fuego lento para que la lavanda vaya dejando el aroma en la leche
6. Tras 10 minutos en el fuego aproximadamente, veremos que la leche se ha oscurecido ligeramente y que ha reducido prácticamente a la mitad; en este momento retiramos el cazo y pasamos por el colador la leche para separarla de la lavanda.
7. Tamizamos la harina y vamos añadiéndola a cucharadas intercalándola con la leche aromatizada hasta terminarla.
8. Añadimos una cucharadita de té de esencia de limón y el colorante (si es que os apetece).
9. Sacamos la masa y la estiramos con el rodillo entre papeles vegetales y la dejamos enfriar en la nevera al menos dos horas.
10. Una vez fría la masa, la cortamos  con nuestros cortadores y horneamos las galletas a 180º durante 12 minutos (en unos hornos más y en otros menos).

He de decir que como improvisé un poco, puede que la receta no esté perfecta! En cualquier caso, como me ha gustado el resultado, y seguro que repito, actualizaré la receta  para que a quien le apetezca probarla, lo haga y con éxito.


Para decorarlas, unas florecitas de lavanda, con su característico color, hechas con glasa.


                                      

Sé que no son perfectas, pero están hechas con mucho cariño.




Espero que te hayan gustado mamá, te quiero.
Y a los demás, gracias por escribirme, por seguirme y en definitiva por estar ahí. Espero que también os hayan gustado mucho!
Un beso gigante! 
Gisela.




sábado, 15 de octubre de 2011

Cupcakes con buttercream de nesquik y muchísimas gracias!!

Estoy más feliz que feliz! Empecé este blog en agosto con muchísima ilusión y cada día me alegro más de haberlo hecho.  
Las primeras que escribieron aquí y apostaron por la repostera desastre que era entonces fueron las tres encantadoras emes! Mónica, Marta y María de Atelier Sucrème. Y desde ese momento han seguido mi evolución y me han felicitado por las cosas buenas y me han animado con las no tan buenas (léase los cupcakes que NO se fueron de boda). Espero algún día tener la oportunidad de conoceros porque sois fantásticas, y hasta entonces, sólo me queda agradeceros el haberme dado el "Premio a tu dedicación a la cocina". Os podéis imaginar la ilusión y lo contenta que me puse al verlo, GRACIAS de verdad!










Y ahora, lo que no podía faltar, unos cupcakes.






Le debía unos a mi amiga Ana desde hacía tiempo y tenía claro que ya de esta semana no pasaba que se los hiciese.  Es una gran amiga, de esas que aunque no veas en tiempo sabes que puedes contar con ella para lo que sea, y como le encanta el dulce, le preparé estos cupcakes con muchísimo cariño.


El bizcocho es de vainilla de la receta de Magnolia Bakery que podéis encontrar aquí. Para la cobertura,  buttercream de nesquik, que llevaba tiempo queriendo probar porque a mi hermana le encanta y es una buena opción cuando no tenemos suficiente azúcar glas (que es lo que me pasó a mi). Además se queda una textura estupenda.


Buttercream de nesquik.
Ingredientes (para 6 cupcakes):
120 gr de mantequilla a temperatura ambiente
150 gr de azúcar glas
150 gr de nesquik
Un chorrito de leche


Preparación:
1. Batimos la mantequilla dos o tres minutos hasta que quede cremosa
2. Tamizamos el azúcar glas y el nesquik
3. Vamos añadiendo el azúcar y el nesquik a cucharadas a la mantequilla
4. Añadimos por último un chorrito de leche para que todo se integre
5. Introducimos en la manga pastelera, y a decorar nuestros cupcakes!





Yo hice unas rositas con fondant y puse unas bolitas de chocolate blanco para decorar.



A Ana le gustaron mucho!


Y espero que a vosotros también!
Para terminar, sólo quiero decir que aunque no tenga muchísimos seguidores, valoro un montón las casi 40 personas que me dedican un rato de su tiempo y que  leen ésto porque les apetece, así que muchas muchas gracias por estar ahí!
Un besazo gigante!
Gisela.

domingo, 9 de octubre de 2011

Cupcakes y galletas para Carlos

Ayer se celebraba el cumpleaños de mi primo Carlos que cumplía once años, y para la ocasión, mi tía me había encargado unos cupcakes y unas galletas.
Al principio no sabía que hacerle exactamente porque estoy acostumbrada a poner florecillas por aquí y por allá a mis cupcakes y para chico no había hecho nada todavía, pero al final opté por poner su nombre a los cupcakes ya que en definitiva, era su día, y él era el protagonista.





Eran 30 cupcakes y por tanto eran 30 ces 30 aes 30 erres 30 eles 30 oes y 30 eses!!! creía que me volvía loca cortando cada una de las letras, pero valió la pena.





Los hice con mucho cariño porque mi tía María, la madre de mi primo, es mi madrina. Siempre le ha gustado mucho el punto de cruz y cuando yo era pequeña me regaló este cuadro tan bonito con las letras de mi nombre y los adjetivos que para ella me definen:








Esta vez, de algún modo, le he devuelto yo el regalo "personalizado" con los cupcakes con el nombre de mi primo y con las galletas que hice para acompañarlos.







La verdad es que las galletas estaban riquísimas! Pero tengo que seguir practicando con la glasa...






"Abstenerse diabéticos" escuché decir a alguien en el cumple! jajajajaj! Si es que tanta azúcar no debe ser buena... y a más de uno le empalagaron demasiado. Pero yo es que no se que hacer. Si la receta es así, es así no? Si no eres muy goloso, es imposible que te encanten.
A mi primo Carlos le gustaron mucho, y eso es con lo que me quedo!


Espero que a vosotros también os hayan gustado! Un besazo!


Gisela.

lunes, 3 de octubre de 2011

De cupcakes de limón y de cómo he superado mi fobia a los girasoles...

Hola a todos/as! 
Entre las clases en la uni y el finde, esta semana no he publicado y no me lo perdono! con la ilusión que me hace leer cada uno de los comentarios que me dejáis...

Pues bueno, ya estoy aquí de vuelta para enseñaros los cupcakes de limón que he hecho esta tarde para mi amiga Claudia, que sigue el blog en secreto porque le da mucha pereza crearse una cuenta de google para seguirme públicamente (serás bandida)!

Ya sabéis que me encanta hacer rosas con fondant y que muchos de mis cupcakes van llenos de ellas, pero como todo en la vida no es un camino de rosas, he decidido estrenar unos cortadores con forma de girasol.


Desde pequeña me aterran los girasoles. Sé que es una fobia absurda porque a todo el mundo le parecen bonitos y al fin y al cabo son flores. Pues a mi siempre me han dado verdadero pánico. 
Recuerdo cuando trajeron a casa una vez un macetero con tres girasoles gigantes y cuando abrí la puerta, allí estaban, mirándome. No sé explicar muy bien por qué, quizá por el centro tan oscuro que tienen que resalta sobre los pétalos amarillos, o porque van girando sobre sí mismos siguiendo al sol, pero no es una flor que me inspire tranquilidad.



Como no puedo ir por la vida pensando que me va a comer un girasol,  he decidido superar mi pequeña fobia "plantando"  unos cuantos a los cupcakes a modo de terapia. 
Aunque mi ramo no será de girasoles el día de mi boda, al final los pobrecillos no se ven tan malvados ahí puestos.



Locuras y desvaríos aparte, vamos con la receta de los cupcakes de limón:

Ingredientes (para 6 cupcakes):
100 gr de azúcar
90 gr de harina
70 gr de mantequilla
1 huevo
1/2 cucharadita de levadura
Ralladura de un limón
1/2 tacita de leche

Preparación:

1. Precalentamos el horno a 180º.
2. Batimos la mantequilla hasta que quede cremosa.
3. Vamos añadiendo el azúcar a cucharadas y seguimos batiendo hasta que se haya integrado.
4. Añadimos el huevo y continuamos batiendo.
4. Tamizamos la harina y la levadura, añadimos la mitad, y reservamos la otra mitad.
5. Echamos la ralladura del limón en la tacita de leche, removemos y la añadimos.
6. Incorporamos la otra mitad de harina y terminamos de batir.
7. Rellenamos nuestras cápsulas para cupcakes con la masa 3/4 de su capacidad e introducimos en el horno.
8. Horneamos durante 23-24 minutos y después dejamos enfriar antes de decorar.


La cobertura es buttercream con un poquito de ralladura de limón y el centro del girasol es azúcar moreno.



Me despido por hoy, y prometo volver pronto con mas cositas que compartir con todos vosotros! Besitos!!

Gisela.