miércoles, 16 de noviembre de 2011

El pastel maldito y las varillas asesinas

Mi halloween llegó con unos cuantos días de retraso. En esta semana me he enfrentado a unas varillas asesinas y a un pastel maldito.
Todo comenzó la tarde del domingo cuando me adentré en la cocina para hacerle un pastel a mi madre que llegaba de Ibiza a la mañana siguiente. Impaciente de mí, saqué el bizcocho del molde demasiado rápido y se me rompió todo. Vuelta a empezar. 
El segundo intento parecía que sería el definitivo; tenía todo organizadísimo en boles y había prometido ser más paciente. Aunque desgraciadamente no tengo una kitchen aid, utilizo una batidora de varillas automática que me gusta como deja la masa. 
Pues bien, me puse manos a la obra. Una vez mezclados mantequilla y azúcar, era el turno de añadir el huevo. Inútil de mí, lo rompí en el banco de la cocina y se me cayó una de las cáscaras en el cuenco de la batidora. Aquí entran en acción las varillas asesinas (imaginad la música de la película tiburón!). Las varillas giraban hacia un lado y el cuenco hacia el otro (gira automáticamente), así que era cuestión de segundos que alcanzase la cáscara del huevo, la triturase, y me echase a perder todo el pastel. Yo, cual vigilante de la playa, metí la mano para sacar al pobre e indefenso huevo de allí. Se me quedó la mano izquierda atrapada en las varillas que no paraban de girar y girar! No os podéis imaginar como la tengo y el daño que me hice! Para colmo intenté pararla y, de los nervios, puse velocidad máxima!!!! Heridas, bultos, sangre...y sobretodo, un susto que casi me muero! menos mal que soy diestra...
Y, para el que se pregunte como acabó el huevo...Intacto! se salvó! Evidentemente tiré la masa enterita a la basura.
El tercer y definitivo intento del dichoso pastel maldito:



Es un Victoria Sponge Cake de vainilla chiquitín. La receta la saqué del libro de Peggy Porschen y dividí las cantidades para que la masa me diese para rellenar un molde de 10x10 cm aproximadamente.

Mini Victoria Sponge Cake de Vainilla

Ingredientes:
50 gr de azúcar
50 gr de harina
50 gr de mantequilla
1 huevo
Las semillas de media vaina de vainilla 

Preparación:
1. Batimos la mantequilla y vamos añadiendo el azúcar hasta que la mezcla quede cremosa y haya blanqueado
2. Abrimos la vaina de vainilla con un cuchillo, extraemos el polvo de vainilla y lo incorporamos.
3. Añadimos el huevo que previamente hemos batido ligeramente (si se nos corta un poco añadiremos una cucharadita de harina)
4. Una vez integrado el huevo, añadimos la harina a cucharadas
5. Engrasamos el molde con aceite vegetal y vertemos la masa en él
6. Precalentamos el horno a 180º y pasados unos minutos introducimos el molde y horneamos durante 25 minutos aproximadamente (cada horno es un mundo). Ante la duda, introducimos un palillo y si sale limpio está listo.



La cobertura es glasa teñida de "rojo" (ja, ja, me río yo del rojo de wilton), unas perlitas de azúcar y una rosa blanca de fondant (que fácil lo pinta peggy en el libro y qué frustración que ni se parezcan a las de sus fotos!!).




He de practicar para que la glasa me quede más uniforme sobre el bizcocho! que el pobrecito está un poquito amorfo...



A mi madre le ha gustado tanto que pretendía llevárselo mañana a Ibiza para exhibirlo...al final ha entendido que iba a llegar seco y que era mejor comerlo pronto. La rosa creo que la va a embalsamar o a momificar! jajaja! amor de madre...
Y c'est fini por hoy! que menudo rollete os he soltado con mi terrorífico episodio!
Besos mil!!!!!!
Gisela.


19 comentarios:

  1. Pues yo creo que los tres intentos han merecido la pena porque el resultado está fantástico!!! No me extraña que a tu madre le haya encantado! Tienes que animarte a hacer más tartas!!... Menos mal que has posteado hoy, ya te echaba de menos...!! Un saludo muy grande!!

    http://www.mipatisserie.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Ay la pobre, cuánta tragedia, pero al menos has tenido un precioso pastel al final!!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Jolín, lo que te ha costado!!!! Ha merecido la pena, te ha quedado perfecto y la flor impresionante!!!!!cómo llevas la mano???tuviste que ver las estrellas!!Yo también tengo unas varillas y también se me cayó la cáscara, por poco me quedo sin dedos!
    Besos!
    Elsa

    ResponderEliminar
  4. Ay madre... me has recordado que en una ocasión estaba triturando algo con la batidora, creo que era fruta, y la paré, metí el dedo entre las cuchillas para probar cómo estaba, y voy yo y aprieto el botón!!! bueno, la sangre llenó los azulejos, la mesa...
    Qué horror.
    Pero mira qué bonita te ha quedado...

    ResponderEliminar
  5. Gisela, el bizcocho para mí está más que perfecto. Y una cosa ¿sabes que este glamurosísimo Victoria Sponge Cake, tiene casi la misma receta que mis mantecadas caseras de toda la vida de mi pueblo? Las tengo en mi blog, es la receta más visitada desde que empecé. Así que estoy segura de que este pastel está delciioso.

    ResponderEliminar
  6. dios mio gisellee!!! y aún con toda esa tragedia..has podido escribir en el ordenador...menuda campeona! me alegra que hayas posteado hoy..por que mientras trabajaba andaba pensando en el blog...y me preocupé por que hacia días que no sabíamos noticias de ti..y mira..menuda noticia que recibimos...ains...pero con un final muy muy dulce almenos!!! la tarta ha quedado espectacular..me encanta ese color rosa que te ha quedado..preciosa!(como todo lo que haces!) Muchos besitos guapa!

    ResponderEliminar
  7. Pues si no nos dices nada ni nos enteramos. Está precioso

    ResponderEliminar
  8. JAJAJAJAJ ES QUE YO ME PARTO!!! ASÍ QUE CASI TE QUEDAS SIN TU MANO IZQUIERDA???... POR UN PASTEL DE 10X10???!!!! JUAJUAJUAAAAAAAAAAA MENOS MAL QUE EN ESTE CASO EL FIN JUSTIFICABA LOS MEDIOS... POR QUÉ... QUIEN NO SE QUEDARÍA SIN UNA MANO POR SU MÁMMA!!!??? JEJEJE... Y AUNQUE TÚ HUBIERAS HECHO LA GLASA AL FINAL CON LO QUE TE SALIÓ POR TU MANO ESA MÁMMA TUYA SE LO HABRÍA COMIDO SIN RECHISTAR PORQUE... ACASO NO ERES LA SANGRE DE SU SANGRE??? JIJIJIJ... BUENO GUAPA, BROMAS APARTE, ME ALEGRO QUE SE HAYA QUEDADO EN UN SUSTO Y QUE AL FINAL TE QUEDARA UN CORAZONCITO MARAVILLOSO... COMO TÚ. ;D

    ResponderEliminar
  9. el primer por qué tb se escribiría porque... ays, pequeño lapsus (es que le tengo manía a las faltas de ortografía que no están hechas adrede)

    ResponderEliminar
  10. Pero como se te ocurre meter la mano!?!? Paras la batidora, cojes los trocitos de cáscara y la vuelves a poner! jajaja, ay pobre, como debes de tener la mano, tu estas loca, y aun así continuaste invencible, eres la mejor!! Y para resultado esta maravillosa mini tarta, es preciosa, no me extraña que tu madre deseara exibirla! Besitos artista!

    ResponderEliminar
  11. Al menos el bizcocho salío precioso, aunque seguro que te acordarás de él para siempre!!!

    ResponderEliminar
  12. Ai pobreee!!!! espero que ya no te duela tanto, al menos a tu madre le encantó el pastel!! jajaja

    Un besito!! :)

    ResponderEliminar
  13. Aiis mi chica! :)
    Si esque eres una artistaza!! Seguro que estaba buenísimo tiaa! Normal que a tu mami le encantase! Sii las galleetitas están riquísimas esto debee estar para chuparse los dedoos carii! :)
    FELICIDADES por lo que haces! Sabes que me encanta el entusiasmo y las ganas que le pones! Además se te da geniaal GIS! :)

    Besitoos! te quiero! (L)

    ResponderEliminar
  14. Madre miaaaa, ja,ja,jaaaa,aun me estoy riendo de como lo has relatado, no de ti, eh, eso si que no, como va esa manita????!!!
    Vaya,vaya con las varillas y contigo....pero mira que meter la mano...en fin, son cosas que pasan, seguro que a la próxima no caes!!!
    Que sepas que me ha encantado leer tu relato,no se te daría nada mal escribir, te lo has planteado, yo te leería seguro!!!
    Lo bueno de todo esto es que al final te quedo monisimo y tu madre encantado con su niña.
    Mejórate!!!!
    Bssssss.

    ResponderEliminar
  15. Buf, no me imaginaba que lo de las varillas asesinas fuese por semejante historia! Qué mal lo tuviste que pasar!

    A veces tenemos días torcidos, no sé que narices influirá pero si algo sale mal, lo siguiente peor jejeje

    Pero tu mini corazón es una monada, me encanta! Qué ganas tengo de hacerme con ese libro!

    Un besote enorme!

    ResponderEliminar
  16. ay pobreee, espero que te cures pronto esas heridas.. Pero valió la pena,te quedó monísimo :)
    Besitos guapa!!
    PD: te invito a que te apuntes a mi sorteo!
    www.miri-sugar.blogspot.com

    Miri

    ResponderEliminar
  17. Vaya percance Gisela.... Es lo que tiene meterse en la cocina!!! Pero después de tanto insistir "quien la sigue, la consigue" y desde luego te ha quedado un corazón precioso! Ya me gustaría a mi tener esa traza!
    Besos y muchas gracias por ser una incondicional de mi blog!!!
    Montse.

    ResponderEliminar
  18. ¡ hola ! hacia dias que no tenia tiempo de pasar por el blog lo tenia abandonado. estoy con los preparativos de la tienda loca pero e visto tu percance con la batidora asesina ¡ ja ja ! yo creo que todas tenemos en la cocina algun aparato asesino , pero veo que superastes el percance y salio una tarta monisima.

    besos desde ibiza

    ResponderEliminar
  19. Uyy que susto! pobre de tu mano... un placer conocer tu blog, el resultado una monada!

    ResponderEliminar