martes, 18 de octubre de 2011

Galletas de lavanda para mamá

Hoy os voy a enseñar unas galletitas muy especiales por dos motivos, primero porque la receta es mía, fruto de la desesperación de ver varias en internet y que ninguna me convenciese, y segundo porque las hice pensando en mi madre. 
Cuando mi madre se quedó embarazada de mí, le entró una extraña obsesión por la lavanda. Está claro que a cada mujer que está esperando un bebé le da por una cosa distinta, pero yo tengo la teoría de que fue porque la época en la que ella se quedó embarazada coincide con los meses en los que florece ésta planta (llamadme supersticiosa!).
La obsesión se tradujo en toda la casa  llena de perfumes, jabones, y hasta productos de limpieza con olor a lavanda. 
Pues bien, lo creáis o no, ¡todavía le sigue gustando! tanto, que siempre que paso por un mercado en el que hay jabones artesanos, me acuerdo de ella y me llevo uno de lavanda para regalárselo.
A mi también  me gusta mucho la lavanda, y aunque no sabía si serviría  para cocinar, decidí hacer estas galletas que hoy os enseño en honor a mi mamá.









Saben a lavanda, os lo prometo. Y en su justa medida.


Galletas de lavanda
Ingredientes (para 15-20 galletas):

190 gr harina
125 gr mantequilla
Dos cucharadas soperas + una cucharadita de té de flores de lavanda
Una tacita (de las de café) de leche
70 gr azúcar glas
Una cucharadita de té de esencia de limón

Preparación:
1. Batimos la mantequilla hasta que quede cremosa
2. Incorporamos el azúcar glas a cucharadas y batimos hasta que se integre
3. Trituramos la la lavanda hasta que quede fina.
4. Incorporamos una cucharadita de té de lavanda picada
5. Ponemos en un cazo la leche y el resto de la lavanda picada (dos cucharadas soperas) y calentamos a fuego lento para que la lavanda vaya dejando el aroma en la leche
6. Tras 10 minutos en el fuego aproximadamente, veremos que la leche se ha oscurecido ligeramente y que ha reducido prácticamente a la mitad; en este momento retiramos el cazo y pasamos por el colador la leche para separarla de la lavanda.
7. Tamizamos la harina y vamos añadiéndola a cucharadas intercalándola con la leche aromatizada hasta terminarla.
8. Añadimos una cucharadita de té de esencia de limón y el colorante (si es que os apetece).
9. Sacamos la masa y la estiramos con el rodillo entre papeles vegetales y la dejamos enfriar en la nevera al menos dos horas.
10. Una vez fría la masa, la cortamos  con nuestros cortadores y horneamos las galletas a 180º durante 12 minutos (en unos hornos más y en otros menos).

He de decir que como improvisé un poco, puede que la receta no esté perfecta! En cualquier caso, como me ha gustado el resultado, y seguro que repito, actualizaré la receta  para que a quien le apetezca probarla, lo haga y con éxito.


Para decorarlas, unas florecitas de lavanda, con su característico color, hechas con glasa.


                                      

Sé que no son perfectas, pero están hechas con mucho cariño.




Espero que te hayan gustado mamá, te quiero.
Y a los demás, gracias por escribirme, por seguirme y en definitiva por estar ahí. Espero que también os hayan gustado mucho!
Un beso gigante! 
Gisela.




14 comentarios:

  1. Que post más bonito, Giselle!! Felicidades por la receta!! Un saludo enorme!!

    http://www.mipatisserie.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Que bonito detalle Gisele, que feliz y orgulloso ha de estar tu mami de tí, por lo agradecida que eres y el arte que tienes!! vaya galletas chulis has hecho, muy originales dí que sí, seguro que se puso contentísima!!!

    ResponderEliminar
  3. Qué bonitas... y que monísima tu madre )

    ResponderEliminar
  4. Gisela, las galletitas son una monada. A mí me encanta la lavanda, su olor, su color...nunca la he usado en cocina pero seguro que también me encanta. He estado en la provenza francesa cuando florece la lavanda......me emborraché de ese olor y los campos estaban divinos. Si podeis hacerlo algún día os lo recomiendo (sobre todo a tu mamá) no os arrepentireis. La de la foto ¿es tu mamá o tu hermana pequeña :-D ? Monísimas las dos..un besín.

    ResponderEliminar
  5. Acabo de descubrir tu blog gracias a Patricia. Cada vez que pueda pasaré por aquí. Ya soy tu seguidora. ;) Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Te han quedado muy bonitas. A mi últimamente también me ha dado por los cupcakes y galletas, ya me darás consejillos. Besitos. Tu profe ;) jajaja

    ResponderEliminar
  7. gisela, una entrada preciosa! de verdad que a cada mamá le da por algo...un detalle precioso hacerle galletitas de lavanda para recordar su época de embarazo! Te han quedado estupendas y se nota el amor depositado en ellas! Muchos Besitos!

    ResponderEliminar
  8. monisimas sobre todo por el cariño que le has puesto a cualquier madre nos gusta un detalle asi.
    ¡ah! yo compre un bote de mermelada de lavanda y estoy esperando hacer algo igual me animo y hago unos cupcakes.

    besos desde ibiza

    ResponderEliminar
  9. Desde ahora sigo tu blog, pero a cambio me llevo una galleta de estas tan bonita.

    ResponderEliminar
  10. Qué mona eres Giselle, tu madre estará feliz con estas galletitas y que guapas estais las dos en la foto :)
    A ver si consigo un nuevo cargador pronto y me voy poniendo al día con todas ya de una vez!
    Me guardas una galletita???, que mal que estés en Valencia que si no me pasaba a por una hehehe

    muaaa

    ResponderEliminar
  11. Preciosa tu madre; me han encantado, las flores tienen que ser ya secas?.
    Besos, buen día.

    ResponderEliminar
  12. acabo de conocer tu blog y aquí me quedo, me encanta, creo q te voy a copiar el butercream de mantequilla, me parece buenisimo

    ResponderEliminar
  13. ya me tienes aquí cariño! :) ´las galletitas estas muy bonitas! ya tengo ganas de volver a provarlas!

    ResponderEliminar
  14. Preciosas galletas y además entrañables a más no poder! Me han encantado.

    Besossss

    ResponderEliminar