lunes, 3 de octubre de 2011

De cupcakes de limón y de cómo he superado mi fobia a los girasoles...

Hola a todos/as! 
Entre las clases en la uni y el finde, esta semana no he publicado y no me lo perdono! con la ilusión que me hace leer cada uno de los comentarios que me dejáis...

Pues bueno, ya estoy aquí de vuelta para enseñaros los cupcakes de limón que he hecho esta tarde para mi amiga Claudia, que sigue el blog en secreto porque le da mucha pereza crearse una cuenta de google para seguirme públicamente (serás bandida)!

Ya sabéis que me encanta hacer rosas con fondant y que muchos de mis cupcakes van llenos de ellas, pero como todo en la vida no es un camino de rosas, he decidido estrenar unos cortadores con forma de girasol.


Desde pequeña me aterran los girasoles. Sé que es una fobia absurda porque a todo el mundo le parecen bonitos y al fin y al cabo son flores. Pues a mi siempre me han dado verdadero pánico. 
Recuerdo cuando trajeron a casa una vez un macetero con tres girasoles gigantes y cuando abrí la puerta, allí estaban, mirándome. No sé explicar muy bien por qué, quizá por el centro tan oscuro que tienen que resalta sobre los pétalos amarillos, o porque van girando sobre sí mismos siguiendo al sol, pero no es una flor que me inspire tranquilidad.



Como no puedo ir por la vida pensando que me va a comer un girasol,  he decidido superar mi pequeña fobia "plantando"  unos cuantos a los cupcakes a modo de terapia. 
Aunque mi ramo no será de girasoles el día de mi boda, al final los pobrecillos no se ven tan malvados ahí puestos.



Locuras y desvaríos aparte, vamos con la receta de los cupcakes de limón:

Ingredientes (para 6 cupcakes):
100 gr de azúcar
90 gr de harina
70 gr de mantequilla
1 huevo
1/2 cucharadita de levadura
Ralladura de un limón
1/2 tacita de leche

Preparación:

1. Precalentamos el horno a 180º.
2. Batimos la mantequilla hasta que quede cremosa.
3. Vamos añadiendo el azúcar a cucharadas y seguimos batiendo hasta que se haya integrado.
4. Añadimos el huevo y continuamos batiendo.
4. Tamizamos la harina y la levadura, añadimos la mitad, y reservamos la otra mitad.
5. Echamos la ralladura del limón en la tacita de leche, removemos y la añadimos.
6. Incorporamos la otra mitad de harina y terminamos de batir.
7. Rellenamos nuestras cápsulas para cupcakes con la masa 3/4 de su capacidad e introducimos en el horno.
8. Horneamos durante 23-24 minutos y después dejamos enfriar antes de decorar.


La cobertura es buttercream con un poquito de ralladura de limón y el centro del girasol es azúcar moreno.



Me despido por hoy, y prometo volver pronto con mas cositas que compartir con todos vosotros! Besitos!!

Gisela.


11 comentarios:

  1. te quedaron buenisimos! los cupcakes y los girasoles!

    ResponderEliminar
  2. Si son capaces de evitar el sol, ¿quien sabe de lo que son capaces verdad? jaja.
    En fin me alegro por tí, porque te han quedado PRECIOSOS!!!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta el limón!!! Ya lo sabes... Y los girasoles también!!! Te han quedado muy chulos, Giselle!!! Felicidades por superar tu fobia y por la obra de arte!!! un saludo, wapa!!

    http://www.mipatisserie.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja miedo a los girasoles??? Me he reido mucho con este post, mira que eres maja che!!! Pues a mí si que me gustan pero tras ver tus cupcakes va a ser que me gustan incluso más!!!! Preciosos!

    ResponderEliminar
  5. quien tiene miedo a los girasoles?! jajaja de todas formas, tienen muy buena pinta, a ver cuando te marcas unos cuantos ;)

    ResponderEliminar
  6. Hola Gisela! Me encanta tu blog, no te rindas nunca, la pasión por la repostería es una de las cosas más bellas con las que te puede brindar la vida, me han consternado todos tus post, se nota que eres una chica delicada, atenta, y cariñosa con todo lo que haces, de ahí que tus cupcakes tengan una pinta tan deliciosa, no sabes cuanto me gustaría probarlos :) En cuanto a tus temores, recuerda que te hacen más fuerte, los girasoles realmente son preciosos, sólo tienes que buscar lo bueno que puedan aportarte, desde luego has sabido captar su esencia en tus cupcakes, enserio, son increíbles.
    Espero que sigas posteando muy amenudo, porque me encanta leerte! Un besazo, Bárbara.

    ResponderEliminar
  7. Sabes, tengo ese mismo cortador pero yo lo veía como las gerveras (las margaritas gigantes) y con tu combinación amarilla y el azúcar moreno has sacado otra flor.. ME ENCANTA además te han quedado preciosos..
    Besos,
    Lo

    http://bakedwithlovefromhome.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  8. Jajaja me parto y me reparto guapa... no me queda otra que reirme porque precisamente el ramo de mi boda lo quería de girasoles... pero como eran un poco grandes al final los hice de gerberas que son como megagrandes margaritazas de color anaranjado y amarillo en mi caso jajajjajajaja por eso me río al leer tu entrada y además me trae muy buenos recuerdos.
    Yo adoro todas las margaritas, desde las chiquititas que están en los jardines, las más grandes de todos los colores, las del ramo de mi boda y por supuesto esos grandísimos girasoles así que tus cupcakes... ESTUPENDOS!!!
    PD en vez de imaginarte unas flores que giran su cabeza de forma inquietante piensa que son flores optimistas que están buscando el sol, que les da vida, como a todos nosotros... o es que no buscamos la luz para que nos de alegría? Besazos chula!

    ResponderEliminar
  9. Hola guapísima. Gracias por visitar mi blog y dejarme un comentario. Me quedo con el tuyo y a ver si me animo con las cupcakes. Las tuyas son fantásticas.

    ResponderEliminar
  10. Que buena pinta,los probare!Te han quedado muy bonitos los girasoles.

    ResponderEliminar